lunes, 8 de septiembre de 2014

4º DÍA, AMBERES. FIN DEL VIAJE.

Buenos días de Lunes!!
Con este post pongo punto y final a mi viaje por Bélgica culminándolo con Amberes. No por ser la última la menos bonita, ni hablar del peluquín, y sino seguid leyendo.

Llegados a la Estación Central de Amberes, nuestra cara fue de :O menuda estación, aunque ya era nuestro 4º día, he de decir que ya nos resentíamos de las andaduras, pero sabíamos que aquella ciudad no nos iba a defraudar. Nada más salir de aquella estación, todo nuestro alrededor estaba lleno de pequeñas tiendas todas ellas de diamantes, TODAS, yo no podía dejar de mirarlas ( le hice a Mister. I. algunas reseñas pero no se dió por aludido ¬¬ jeje)



Y es que Amberes es mundialmente famosa por su producción de diamantes en bruto, normal que dicha ciudad sea conocida como "Capital Mundial de los Diamantes" eran todos preciosos, exuberantes, maravillosos... (suspiro) ainsss!
Después de nuestra perplejidad, nos dirigimos a la Plaza Mayor (Grote Markt), en dicha plaza encontramos el Ayuntamiento y junto a él la Fuente de Brabo (más adelante os cuento el porque de la estatua arrojando una mano). La propia plaza con sus edificios gremiales hacen que sea toda una joya, mirad, mirad!!!





Desde la Grote Markt hacia el río, en el interior, caminando nos pudimos adentrar en un paseo por el pasado rodeado de casas antiquísimas con construcciones únicas, sus colores, sus formas, ... todo nos llamaba la atención!




A unos pocos metros de la Plaza, antes de dirigirnos al río Escalda ( Scheldt) se podía divisar la magnifica Catedral. Es el mayor templo religioso de Bélgica.



Ese día nos hizo algo de fresco, la verdad que ya teníamos ganas, porque días atrás la calor fue asfixiante. Así que decidí ponerme algo encima, un básico, la cazadora vaquera, y como outfit, shorts fluidos negros, camiseta Artistiviri y como no, mis archiamigas, las converse ( nunca me fallan)


Seguidamente nos dirigimos al Castillo de Amberes, Het Steen, (somos muy de cuentos de Reyes, Reinas y princesas así que donde hay un castillo haya que vamos, ja) la verdad que ya veníamos impresionados con el de Gante, pero éste tampoco nos dejo indiferentes, cada uno con sus cosas, esos si, éste lo bonito que también tenia era estar cerca del río Escalda, lo que hace que sus vistas sean magnificas. Gracias a este río, Amberes es uno de los puertos  más importantes de Europa. Incluso desde allí podíamos divisar aún la catedral, lo que yo os decía, unas vistas alucinantes.


Y aquí va el relato del porque de la fuente del Ayuntamiento. Cuenta la leyenda que había un gran gigante en Amberes controlando los barcos que entraban y salían de la ciudad, llamado Josep, el cual se sacó de la manga su propio peaje, y se dedicó a cortarle la mano a todo aquel marinero que no era capaz de entregarle la suma de dinero que pedía, para más tarde lanzarla la río Escalda
Conforme pasaba el tiempo los navegantes comenzaron a temer Amberes y harto de ver la ciudad llena de mancos llegó el capitán Silvio Brabo, ( el de la fuente) y mantuvieron una reñida batalla, que acabó con el gigante perdiendo la mano, (por cortamanos ea!). De ahí la fuente del Ayuntamiento con Silvio Brabo lanzando la mano de Josep al río.








Callejeando no dejábamos de sorprendernos hasta el punto de encontrarnos una playa artificial que nos transportó a nuestra querida Almería, nostalgia. Después de dicha estampa nos dirigimos a comer, esta vez quisimos probar otro de los platos típicos de Bélgica, el waterzooi, un plato preparado como estofado que puede ser de pollo o pescado, y contiene verduras por doquier, de rechupete!!!!




Con la barriga llena, nuestro café fue en Groenplast, cerca de la catedral, no es tan magistral como la Grote Markt pero merece la pena estar un rato allí, ya que esta siempre muy animada.



Decir que nos quedamos con las ganas de ver dos de los Museos mas destacados, como es de las Bellas Artes  y el Museo de los Diamantes, al igual que la Casa Museo de Rubens, hay que decir que fue por falta de tiempo, falta justificada ;)

A esos de las 5 de la tarde volvimos a Bruselas, ya sabéis, nuestro punto de partida, una ducha y a la calle era nuestra ultima tarde allí y no queríamos irnos sin ver el gigantesco e impresionante Atomium y Mini Europe, queríamos que fuese una tarde relajada por eso dejamos esta parte para el final. Cogimos nuestra estación de metro y a viajar.

Nada mas salir de la estación, vistazas al canto, el Atomium de lejos, si a esa distancia me parecía grande no quería ni imaginarme como sería cuando lo tuviese encima. El Atomium es una estructura de 102 metros de altura, representa un cristal de hierro, pero a lo grande, ya ves, ampliado 165 mil millones de veces. Este famoso monumento, esta compuesto por nueves esferas gigantescas de 18 metros de diámetro, eso es hablar a grande escala.







Dudamos en si entrar o no, había cola para aburrirte, pero nosotros, queríamos saber más antes de entrar, he de decir, que el precio es bastante elevado, creo. Así que nos pusimos en la puerta de salida a esperar ver las caras de los visitantes e incluso preguntar a más de uno que tal la ruta ( llámanos descarados) tuvimos bastantes opiniones pero todas acababann igual " no merece demasiado la pena", conclusión, nos recreamos la vista con verla por fuera y nos divertimos haciéndonos fotos con las letras gigantes y estructuras que habia alrededor. Cerca había una típica furgoneta de gofres, pues ea! allá que fuimos a por uno, ñam!









Seguidamente fuimos a ver la Mini Europe. Es como dice el cartel, " una invitacion a viajar". El Big Ben, las góndolas de Venecia, la Grand Place de Bruselas, la Acrópolis... un gran parque con una exposición de unos 350 edificios que representan a 80 ciudades. Es-pec-ta-cu-lar!!!!

Con esta visita final nos fuimos a degustar una cata de cervezas para despedirnos a lo grande,  juzguen con vuestros propios ojos!




Y hasta aquí mi viaje por Bélgica, una experiencia única e irrepetible, que te deja prendada. Es un sitio que necesitas verlo con tus propios ojos.

Espero que os haya gustado, os dejo con una frase que me encantó de uno de los escaparates de una chocolateria maravillosa.... Fin del viaje :)




Muchas gracias por visitarnos, os esperamos en el siguiente post ;)


2 comentarios:

  1. Me ha gustado muchísimo el post! Me encanta viajar y esta ciudad me ha parecido preciosa =D La apunto a mi lista de lugares que visitar.

    Un besazo

    www.alittlepartofmydreams.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jessica! La verdad que el sitio
    es maravilloso, en si, todos los lugares que he visto merecen la pena visitarlos... asique te los aconsejo ;)

    Un beso.

    ResponderEliminar